Un 1º de Mayo con muchos desafíos.

1mayo2016

Este 1º de Mayo estuvo cruzado por las maniobras, unidad y disputa al interior de la MAFIA, y por otro lado por la dispersión ideológica y política del mundo de los trabajadores expresadas en dos manifestaciones simultaneas y débiles en Santiago.

Este 1° de mayo estuvo predecido por la poda de parte del Tribunal Constitucional (engendro dictatorial mantenido hasta hoy) de lo único que tenia de “positivo” la así llamada “Reforma Laboral” impulsada por el gobierno, con lo cual lo único que cabe es pedir que este mismo lo vete, cosa que quedo del todo confuso en el discurso del gobierno.

Por su parte, la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, elaboró un discurso central en el acto de la multisindical igual de confuso, lleno de lugares comunes y sin ninguna consistencia, en el cual no existió ninguna alusión a la urgente y del toda necesaria refundación de Chile, de la aspiración de un Gobierno Patriótico Popular.

El así llamado “acto alternativo” con menos asistencia aún que el de la CUT, más allá de desenmascarar barbaridades de la MAFIA, no pudo romper con el discurso autoreferente, de apariencia sobre ideologizado, pero del todo lejano al mundo de los trabajadores y para colmo aprovechado por elementos alumpenados que sirven de excusa precisa para la siempre presente y bárbara represión policial.

Por nuestra parte, Unión Patriótica UPA, tuvo una destacada presencia el discurso unitario, claro, fuerte y concreto expresado en la consigna de $400.000 sueldo mínimo ético ¡Ahora!

Sin duda, aquí no se trata solo de interpretar la realidad, sino ver como se cambia radicalmente de acuerdo a los intereses de los trabajadores y en eso la clase debe tomar conciencia de la necesaria unidad en torno  a luchas concretas y profundas eliminando toda división artificial que emana desde el gobierno, la derecha y la sobre ideologización espuria. La clase obrera, los trabajadores de Chile, tenemos más elementos de unidad que de división y eso es lo que Unión Patriótica UPA seguirá impulsando en todos los ámbitos de la vida social. Cuando esa unidad se logre y supere las falsas divisiones en el seno del movimiento sindical chileno, entonces las grandes alamedas se volverán a llenar con miles y millones de trabajadores, de no ser así, la Mafia seguirá tejiendo su red de corrupción política y moral en el seno de los trabajadores y trabajadoras de nuestro Chile, al ritmo de la risa de los magnates que ven en esto la debilidad del movimiento sindical chileno.

De todas formas seguimos de pie, seguimos luchando y superaremos prontamente las divisiones artificiales pasando de la resistencia a la ofensiva en la lucha sindical, obrera y popular.

Ver galeria de imágenes en facebook