OPINIÓN: “Mover las contradicciones hasta hacer saltar por el aíre al viejo Chile”. Eduardo Artés, Presidente de UPA

Opinion-Eduardo
Todo debe ser visto en su mérito: Si sirve o no a las mayorías, a sus aspiraciones y demandas.
“Paro Nacional” del 22 de Marzo.
Hoy estamos a las puertas del llamado a “Paro Nacional” que ha realizado la dirección de la CUT, llamado que, en términos generales, reúne demandas justas y sentidas del movimiento sindical; al respecto, el debate se ha centrado sobre cuál debe ser la actitud correcta y consecuente de cara al mismo.
El hecho de que la dirección de la CUT encabezada por Bárbara Figueroa acompañada por Jaime Gajardo, desde el Colegio de Profesores, sean gobiernistas y funcionen con bisagras a la hora de colocarse al lado de la política pro-empresarial de la “nueva mayoría” desde un comienzo llama a la desconfianza, a la duda sobre sus verdaderas y últimas intenciones, hecho natural y positivo que así sea.
Nadie puede dejar de tener presente que el llamado a “Paro Nacional”, se da sin un trabajo efectivo y participativo desde las bases y tiene mucho de “lavado de imagen” de Figueroa y Gajardo, de recoger al mundo sindical que los ha abandonado ante tanta desidia y “arreglín” con la gran patronal, método recurrente y usado cada cierto tiempo por la dirección del fofo P”C” de Carmona y Tellier.
Dicho lo anterior se plantea el ¿qué hacer? Y aquí nos parece que no caben medias tintas. Se debe participar levantando las justas reivindicaciones, se debe poner el acento en la unidad y en la dirección desde los propios trabajadores del movimiento sindical. Es más que conocido el oportunismo y entreguismo de Bárbara Figueroa y de Jaime Garjardo, pero ello no invalida los contenidos y el llamado a “Paro Nacional” para el martes 22 de marzo, el cual de cualquier manera esta impuesto por la realidad y por la demanda de los trabajadores.
El parlamento y el debate sobre el “aborto”
El parlamento cautivo y prostituido, a partir de la propuesta del ejecutivo se ha “estremecido” con las pasiones que ha generado el debate sobre la despenalización del aborto bajo determinadas causales, no obstante, la causal principal, el carácter abortivo del sistema neoliberal, de súper-explotación y exclusión social de las auténticas mayorías NO se ha asomado, ni aun en la demagogia de los ya no “honorables” parlamentarios.
De cualquier forma el debate ha instalado en el centro la exigencia de dignidad y autodecisión de la mujer, conforme al del todo necesario acompañamiento y atención social y científica del Estado. De paso ha puesto en evidencia las patéticas y destempladas posiciones de lo más arcaico y oscurantista que anida en la mole de Valparaíso.
Independientemente del carácter del parlamento, no es correcto, aún más es obtuso mirar para el lado y dejar de intervenir a partir de los derechos de la mujer, particularmente de la mujer trabajadora, pobladora, profesional y productora que es violentada y violada por una sociedad discriminadora y súper-explotadora.
Declaraciones del diputado Gaspar Rivas
El diputado independiente Gaspar Rivas ha calificado a la nueva derecha (Nueva Mayoría) como la “izquierda capitalista” y la vieja derecha (Alianza o Chile Vamos) como “derecha neoliberal” y a los prohombres Ricardo Lagos y Sebastián Piñera de ambas agrupaciones derechistas, como “perros guardianes del sistema”, expresiones que, en términos generales, son justas y que representan el sentir de amplias mayorías.
El hecho que Gaspar Rivas fuera electo como diputado a partir de la lista que presentara RN, no puede ser el motivo que descalifique sus expresiones, estas sólo deben ser tenidas en cuenta a partir de las acciones del diputado. El ver todo estático, es más que retrógrado, es infantil y aunque algunos no lo quieran, profundamente reaccionario.
Conclusión
Resulta evidente que se podrían mencionar otros hechos y realidades para recalcar la URGENTE NECESIDAD de quienes nos reclamamos desde la gente de a pie, de quienes enfrentamos a la MAFIA (Chile Vamos-Nueva Mayoría) que junto a cada reivindicación inmediata y concreta del pueblo, vamos tras un Gobierno Patriótico Popular, por la refundación de Chile. DEJEMOS o mejor aún ENTERREMOS, toda actitud mecánica, obtusa, estática a la hora de analizar los hechos y los acontecimientos de la vida social y política; pues de lo que trata es mover las contradicciones hasta hacer saltar por el aíre al viejo Chile, al Chile de las minorías sometido por el imperialismo, hasta lograr el Chile nuevo que reclama a gritos la realidad.
21 de marzo de 2016