OPINION: “Corrupción e impunidad”. Por Luis Aravena Egaña, secretario general de UPA

Opinion-Luis-Aravena

La corrupción no es común ni habitual como comúnmente escuchamos, si no que, es más bien propio de un sistema en decadencia acelerada y sin retorno. La corrupción está instalada de manera permanente en este modelo económico neoliberal, esta corrupción es propia de los gobiernos que representan a minorías y que en su afán de poder y dominio, buscan que ésta corrupción, sea lo más generalizada posible y aún más, que para amplios sectores, sea vista como algo común, normal, “propio de todos los grupos políticos que logran tener un cierto grado de representación popular”, generando conformismo y justificando lo injustificable.

Sin embargo, esta permanente corrupción desde los organismos de poder, desde el congreso y sus diputados y senadores, desde el gran empresariado nacional y pro imperialista, tiene sus consecuencias en la medida que políticas justas y de soberanía nacional, del fortalecimiento de las organizaciones políticas progresistas que comienzan a denunciar, a ponerse de pie, a organizar el descontento y darle a amplio sectores, posibilidades concretas de participación. Esto ha dado sus frutos, y cada vez mayores sectores, comienzan a alzar sus voces para exigir el término de la corrupción y la venta de Chile a monopolios transnacionales, cada vez son más, los que procuran acercarse y sumarse a Unión Patriótica, UPA.

El gobierno, junto a los dos bloques principales que dirigen y controlan el país, la vieja derecha de la alianza por Chile, que hoy se llama “Vamos Chile” donde conviven; R.N. UDI, Evopolis y Amplitud, junto a la nueva derecha, llamada “Nueva Mayoría” con la participación de DC, PPD, PS, PRSD, PC, MAS, junto a una serie de partidos menores, buscan impedir el desarrollo de nuevas organizaciones sociales, que puedan poner en riesgo sus privilegios, como es el caso, de nuestra Unión Patriótica, UPA, quienes estamos en contra de la derecha y la así llamada, izquierda del actual sistema económico y político.

Ante la actual realidad, del conocimiento masivo de distintos casos de corrupción, cohecho y colusión, los congresistas buscan que no se informe a los habitantes del país, que no se entreguen testimonios, ni pruebas que demuestren esta corrupción y que quede en la impunidad, el control absoluto que tienen de los dos bloques políticos dominantes, los empresarios, tanto nacionales como extranjeros, quienes ven a Chile, aún, como su patio trasero y que pueden saquear libremente, gracias justamente, al amparo y complicidad de estos dos bloques políticos.

Hoy, se busca poder legislar para impedir que ante los abusos permanentes, ante la corrupción de los sectores beneficiados de las coimas de las empresas monopólicas y de la colusión de farmacias, supermercados, mineras, forestales, pesqueras etc.., se filtre esta información, así, con la escusa de investigar, se quiere impedir que se sepa y conozcan a los involucrados en los distintos casos de corrupción, que afecta principalmente a los partidos que sostienen y avalan el sistema económico neoliberal a ultranza, que defienden, solamente a unos pocos beneficiados.

Los congresistas quieren legislar para impedir y con ello, imponer, en caso de filtración de información a medios de prensa y la población en general, la cárcel efectiva a quienes osen informar, con penas que podrían llegar hasta los 541 días, si de manera permanente, denuncien o den a conocer casos de corrupción que estén en los tribunales, se busca evitar filtraciones de las investigaciones del Ministerio Público, pudiendo ser afectado abogados, testigos, e involucrados directamente en los casos investigados, así como periodistas y la prensa en general, todo esto, bajo la figura del necesario secreto de la investigación, pudiendo ocurrir, que si al finalizar una investigación y de acuerdo al criterio del juez, deja en libertad, por falta de pruebas, a diputados o senadores involucrados, en casos de corrupción como lo son los casos SOQUIMICH, PENTA, CORPESCA, etc.. evitando aumentar el desprestigio y necesidad de superar los viejos partido corruptos.

Ejemplificador es el caso de Carlos Ominami, quien es sobreseído por el octavo Juzgado de Garantía de Santiago, pese a los delitos de tributarios realizados al calor de las coimas de SOQUIMICH, para financiar su campaña, pero, que se le dio impunidad a partir de estar prescrita su causa que cumplía los 5 años, el 1 de Febrero, pero lo cierto es que este caso se conoció antes de la fecha máxima, sin embargo, se dio de todas maneras la aplicación del prescripción, para lo cual se espero y no se formalizó a tiempo, dando paso a la más descarada impunidad.

La aplicación de la postura del fiscal nacional Jorge Abbott va en beneficio de todos los acusados de coimas y boletas falsas, de trabajos no realizados, de asesorías a empresas monopólicas y donde el Servicio de Impuestos Internos, SII, no interpone demandas, dando manga ancha a la libertad, por no existir demandante. Esto podría ocurrir con Pablo Longueira, Laurence Golborne, Jovino Novoa, Sebastián Piñera, Eduardo Frei, Michel Bachelet Etc.

Otros fiscales como Pablo Gómez o el Fiscal Guerra, son de la idea de investigar en todos los casos que exista presunción, sin embargo, reconocen que a la hora de formalizar, se necesitaría del demandante que debería ser el S.I.I., entonces la razón principal de todo el proceso de investigaciones, sin reales posibilidades de cárcel efectiva, busca fundamentalmente limpiar, volver a prestigiar a los ojos de los chilenos, la vieja política agotada y desprestigiada, es decir darle aire y tratar de sacarla de la U.C.I. ( Unidad de Cuidados Intensivos).

Todo esto demuestra que los grupos políticos que actualmente gobiernan, representan fielmente los intereses de empresarios monopólicos y a las empresas transnacionales y que no pueden hacer política, no pueden engañas a millones de Chilenos, sin verse recompensados económicamente.

Pero acá se demuestra por parte de Unión Patriótica, UPA, que es posible, cuando se tienen convicciones, respeto por los pueblos de Chile, ganas de trabajar por terminar con los corruptos y los coludidos, que no se necesitan grandes cantidades de dinero para levantar un proyecto patriótico y de soberanía nacional, si es cierto que la base económica, tiene su importancia, es mucho más importante, la decisión y convicción de estar en el camino correcto, de levantar las grandes demandas por terminar con los privilegios de unos pocos.

Desde Unión Patriótica planteamos que ante la prepotencia y el abuso, debemos aumentar la unidad con nuestros pueblos, levantar con más fuerza la demanda de echar a todos los corruptos y coludidos. Sabemos que en marco del actual sistema político y económico que beneficia sólo a una minoría, no queda otro camino de supera este modelo y construir un nuevo Chile, refundar un Chile, amplio, democrático, anti-oligárquico, de soberanía nacional y renacionalización de nuestras principales riquezas, del terminar con las abusivas AFPs., levantando con fuerza la necesidad de una nueva constitución, mediante un proceso de asamblea constituyente amplio y participativo.