El problema de la basura: ¿nos estamos haciendo cargo?

basu

Desde hace tiempo la basura se ha vuelto un problema en nuestro país. El colapso del vertedero Santa Marta en la Región Metropolitana dejó en evidencia la gravedad del problema de la basura, a la que se suma la nula planificación del estado y los municipios para enfrentar situaciones de esta magnitud, la que han paleado con una recarga laboral que los recolectores de basura no pueden seguir sosteniendo; hasta 8 horas extra por día por concepto de transporte y descarga al tener que trasladarse a otro vertedero al otro lado de la capital varias veces al día, algo realmente vergonzoso, pues tanto estos trabajadores como los ciudadanos de a pie que tuvimos que respirar la contaminación o que vivimos a la vuelta de un vertedero somos, una vez más, quienes pagamos los costos.

¿Somos capaces de hacer frente a las doce mil toneladas de desperdicios que produce diariamente tan solo la región metropolitana? Queda claro que no.

Entonces nos preguntamos cuál es la solución ¿más vertederos? Posiblemente por un tiempo sea la solución, pero el hecho concreto es que la zona central , especialmente la capital, es un territorio cuya población se mantiene en aumento y debemos planificarnos en torno a ello, a menos que existirán intenciones de aplicar planes de descentralización, pero ninguna autoridad ha hecho una propuesta seria al respecto.

Entonces ¿qué alternativas nos quedan? La reutilización de los recursos es una opción que a través de los años ha sido desvalorizada y desechada por parte de los distintos gobiernos y alcaldías, pues si bien ha habido señales insípidas como unos cuantos tachos para separar basura y vidrio, no hay políticas concretas y profundas que emanen del estado y las leyes, educando a la ciudadanía y proveyendo los equipos necesarios para concretarlas. La reutilización de los recursos a nivel municipal y estatal es capaz de abaratar costos en artículos como materiales de construcción, papelería, preparación de suelo cultivable, entre otros, todo esto además del impacto ambiental positivo que lograríamos en nuestro entorno, reduciendo la basura al mínimo. Claro que medidas como estas les tocarían el bolsillo a muchas empresas que hoy por hoy se enriquecen con la miopía y/o intereses creados de quienes elaboran las políticas públicas, lo que es una enorme piedra de tope en nuestro sistema legal.

Lamentablemente, los esfuerzos individuales no son suficientes, necesitamos políticas serias y responsables de manejo de desperdicios y de reutilización, requerimos leyes que de verdad se encarguen de que nuestro medioambiente sea limpio y sano, con lo que además dejaremos de, literalmente “tirar la plata a la basura”, pues en lo respecta al reciclaje, las posibilidades son infinitas y como ciudadanía solo podemos ganar. Sin planificación seria, La capital estará condenada a sufrir el colapso de micros, metros, hospitales y vertederos, entre otros,mientras las autoridades siguen dando tumbos.

 

Escrito por 

Carolina Sepúlveda

Directora de Unión Patriótica y Dirigenta del sindicato de trabajadores de la Universidad Andrés Bello. Ha destacado por vincular las luchas de la mujer con la defensa de los derechos de las y los trabajadores.