LAS PROPUESTAS DE OSSANDON Y PIÑERA SON XENOFÓBICAS

10

Desde Unión Patriótica consideramos que las propuestas presidenciales de José Manuel Ossandon y Sebastián Piñera sobre los inmigrantes son xenofóbicas, oportunistas y basadas en la ignorancia y con un evidente afán electoralista, que no se condice con la realidad que vive Chile. Consideramos que tanto el planteamiento de la supuesta problemática junto a la posible solución, son erradas, tienen falta de criterio y se basan en un falso interés de defensa de la patria.

Según datos del centro Jesuita sobre inmigración, la tasa de ingreso de extranjeros a Chile es menor a la tasa de Chilenos en el exterior, es decir, en Chile hay más emigrantes  chilenos, que salen del país, que inmigrantes  extranjeros que ingresan a Chile por trabajo, demostrando las contradicciones que se producen entre el capital y el trabajo a nivel internacional.

La inmigración tiene diversos motivos y debe respetarse a las personas, así como esperamos que sean tratados los chilenos que viven en el extranjero. El problema de la propuesta de los dos candidatos de la vieja derecha es que cae en la xenofobia y el racismo produciendo estereotipos sobre inmigrantes latinoamericanos,  al emitir frases como las siguientes:

 

“Muchas de las bandas de delincuentes que hay en Chile son de extranjeros” (Sebastián Piñera).

“Migrante que delinque, migrante que es expulsado” (José Manuel Ossandón)

 

Ambos candidatos están errados absolutamente. Respecto a lo dicho por Piñera debemos decir que la mayoría de las bandas delictivas en Chile son chilenos, de hecho la cifra de inmigrantes involucrados en delitos alcanza el 0,32%. Lo que sucede es que hay una sensación particular en algunos sectores específicos de algunas comunas de Chile donde se han concentrado estas problemáticas. Por otro lado Ossandon que critica la puerta giratoria de la justicia, la quiere convertir en una puerta giratoria internacional, pues nos parece que si alguien delinque en Chile, chileno o extranjero, debe pagar el daño hecho a la sociedad en centros de reclusión y  trabajo, como ha sido la propuesta sobre delincuencia de Unión Patriótica y que el candidato Ossandón ha parafraseado someramente. Si él dice que quiere que los presos trabajen, ¿para qué expulsarlos entonces? Además estos candidatos no se refieren a inmigrantes empresarios de origen europeo y/o anglosajones que saquean a Chile. ¿Acaso ellos estarían dispuestos a expulsar a cierto empresario alemán, hijo de NAZI cuya familia escapo de los juicios de Núremberg? ¿Qué pasa con aquellos extranjeros anglosajones que saquean Chile, explotan a nuestra gente y coimean a políticos para que cambien las leyes chilenas a su favor como sucedió con Alto Maipo?

En Chile hay empresarios extranjeros que cometen delitos ambientales, evasión de impuestos, no declararan fielmente los subproductos de la extracción de distintos minerales, todo esto y mucho más, con el uso permanente de la mano de obra barata de inmigrantes latinoamericanos y chilenos. He ahí donde estos señores de la vieja derecha política nada dicen, protegiendo a sus amigos empresarios.

Si bien es cierto que necesitamos una nueva ley de inmigración, pues la que tenemos es antigua, añeja y alejada de la realidad, también es necesario comprender que los hijos de extranjeros nacidos en Chile son chilenas y chilenos con plenos derechos al igual que cualquier otro compatriota, pues el principio de Ius Solis o de territorialidad de la ley chilena dice que toda personas nacida en Chile, es chilena y por lo tanto, tratar a sus padres de manera estereotipada, es errado. Si uno de esos niños tiene un padre o madre que cometió un delito y lo deportan ¿No se está castigando a un compatriota inocente por algo que no hizo?

Esta forma de hacer política de la derecha, que sólo busca emular al norteamericano Donald Trump, no es sana y es más de lo mismo. Siempre la derecha habla y habla de delincuencia, pero en la realidad hace un negocio con ella, porque sin delincuencia no tienen discurso político y además es muy buen negocio el de la seguridad.

Respecto a que los inmigrantes quitan el empleo, eso no es culpa de ellos, es producto de la economía nacional y el proyecto de país sin industrias que han planteado los neoliberales. Si en Chile hay falta de empleos, el culpable no es la persona que viene de afuera a buscar cómo ganarse la vida, sino del modelo económico en que vivimos, además ellos compran en el negocio de la esquina, viajan en micro, colectivo, taxi, buses, metro, tren, etc., compran ropa, abarrotes, etc…, es decir, aportan a la economía nacional y del microempresario chileno.

La inmigración es un derecho y debe ser regulada para evitar vicios, como es la esclavitud encubierta, pero eso no significa que la propuesta debe alimentar ideologías racistas y xenofóbicas en personas que opinan desde la ignorancia, con frases como la de la diputada Molina de Chile Vamos que dice: “tanto a los chilenos como a los extranjeros que viven en Chile, debemos protegerlos de quienes únicamente vienen a delinquir”, en circunstancias que ni en su propio y anterior gobierno de Sebastián Piñera (2010-2014) fueron capaces de empezar a ganarle la batalla a la delincuencia que en su inmensa mayoría es producida por chilenos, ya sean delincuentes marginales, sofisticados o de cuello y corbata como sus amigos de PENTA que han desfalcado al Fisco. La derecha chilena no tiene moral para hablar de delincuencia y menos para dejar la sensación que la culpa es de los inmigrantes, cuando no es así. Además, la propuesta de esta vieja derecha solo busca defender sus propios intereses, cerrando toda posibilidad a personas de escasos recursos que buscan salir adelante en nuestro país, como por ejemplo: ejercer una profesión u oficio lícito (con certificados de estudios), pero que no se reconocen sus méritos y capacidades.

En la propuesta de un Nuevo Chile, Unión Patriótica ha planteado la necesidad de recuperar nuestros recursos naturales, para así iniciar un proceso de industrialización del país, ese proceso necesitará de cientos y miles de nuevos trabajadores y seguramente deberemos importar mano de obra, de forma regulada, para así alcanzar el pleno desarrollo. Por eso las problemáticas y soluciones sobre el supuesto “problema de los inmigrantes” son erradas y falsas y sólo buscan despertar empatía en sectores que por ignorancia opinan contra la inmigración, pero la verdadera solución a todos estos “problemas” está en un nuevo proyecto de país, que permita y asegure los derechos de los ciudadanos y permita alcanzar el desarrollo con más trabajo.

Refundar Chile es tarea de todos sus habitantes.

 

Secretaria de prensa de Unión Patriótica. UPA