Declaración: EXIGIMOS UN PLAN DE EMERGENCIA NACIONAL PARA LA VIDA DIGNA

plan-de-emergencia-corto

EXIGIMOS UN PLAN DE EMERGENCIA NACIONAL PARA LA VIDA DIGNA

De: Partido Unión Patriótica

Para: Presidente de la República, Congreso Nacional, Cámara de Diputados, Cámara de Senadores, a los Partidos Políticos, a las organizaciones sindicales, sociales, a los trabajadores y pueblos de Chile:

Ante la crisis política, sanitaria, laboral, económica y social, como resultado del desarrollo del capitalismo neoliberal en Chile, denunciada con mucha fuerza por las constantes protestas populares de octubre hasta ahora, que agravada aún más con la emergencia sanitaria provocada por la extensión del COVID 19, demuestra la debilidad estructural del Estado Chileno para enfrentar situaciones críticas de carácter nacional, que se centuplica por el carácter de los gobiernos y políticas particularmente entreguistas, en defensa de la oligarquía súper neoliberal, dejando en el total abandono a millones de familias.
Ante la terrible realidad social, ya sabida por todo el país, es que exigimos medidas excepcionales, inmediatas y aplicadas rigurosamente, que permitan una salida soberana, sin camisas de fuerza ni letras chicas, para que toda la riqueza nacional que existe, se distribuya de una manera equitativa:

1º La columna vertebral de la economía es el sector primario, fundamentalmente la minería, riquezas que constitucionalmente aún son patrimonio de todos los chilenos, esta gran industria de explotación, ha acumulado tremendas utilidades, gracias a un marco normativo extremadamente flexible, las que hoy, ante la crisis social y económica, están en capacidad de pagar, adicionalmente, un verdadero ROYALTY MINERO DIRECTO, DE UN 10%, sin ser considerado un monto deducible de las grandes ganancias ya obtenidas. Debe quedar libre de este royalty minero directo la pequeña y mediana minería. Al ser una medida excepcional, debe resguardarse el derecho al trabajo, sin despedir al personal y sin reducción de sueldos, protegiendo el empleo y la dignidad de los trabajadores, técnicos y personal minero en general.  Queremos que con las riquezas naturales de todas y todos los Chilenos se enfrente directamente la crisis económica.

2º  IMPUESTO DIRECTO DE UN 30% aplicado a los multimillonarios o súper ricos de la población nacional, es decir, a todo aquel que en su acumulación, ganancia o cuenta corriente acumule más de 1.000 millones de pesos. Este impuesto directo, adicional y excepcional que se pague, no debe ser integrado a los ingresos y gastos que perciban o realicen estas personas súper ricas.

3º Las grandes empresas e industrias, nacionales o extranjeras, que funcionen en territorio nacional, que se declaren en quiebra, no deben ser salvadas con financiamiento o aportes del estado, ya que en momentos de abundancia, no proyectaron estas eventualidades propias del mercado. El estado debe intervenir estas industrias o empresas y mantenerlas como fuentes productivas y laborales, y sus ganancias destinadas como aporte al desarrollo de una política de industrialización y soberanía nacional.

Estas medidas excepcionales deben servir para la recolección de nuevos recursos fiscales, los cuales, en un 60% deben ser reinvertidos en levantar la producción nacional, mediante la creación de empresas de producción de alimento, con alianzas estratégicas de pequeñas y medianas empresas, creando empleos productivos y toda una nueva cadena de servicios en la distribución para todas las familias de Chile, absorbiendo así las urgentes necesidades de alimento y trabajo.  El otro 30% debe ser una inyección directa al sistema de salud pública, en la construcción de nuevas instalaciones y residencias sanitarias para la atención directa y de calidad para toda la población, poniendo fin a todos los arriendos abusivos y especulativos de espacios no hospitalarios, que generan un gasto sin un beneficio futuro permanente.  El 10% restante, como una inyección líquida a los miles de trabajadores, cesantes, cesados de goce de sueldo, jubilados por pensiones menores a 500 mil pesos.

Todas estas propuestas son totalmente posible de implementar, ya que son sectores económicos que pueden y deben hacer este desembolso económico, porque no perjudican su funcionamiento futuro, como así mismo, es un eficiente mecanismo tributario para la redistribución de las grandes riquezas creadas en Chile a partir de los recursos naturales y la fuerza laboral de todas y todos los trabajadores. Toda vez que en Chile el derecho a la Vida Digna debe estar por sobre el derecho a la propiedad.

Estas medidas concretas no son una camisa de fuerza para las otras grandes transformaciones estructurales, sociales, económicas y políticas, que de ella emanaran en la futura Convención Constituyente y el alzamiento popular en curso, que reclaman un Nuevo Chile Soberano, Democrático, Patriótico, Popular, que ponga en el centro la protección de todas las familias chilenas.

El compromiso real del servicio público es el servicio a los trabajadores, creadores de la riqueza nacional, y al pueblo de Chile, centro de la vida sociopolítica nacional. No se puede hablar de Democracia para las mayorías y Libertad, cuando miles de familias pasan hambre, están sin empleo, sobre endeudados y son empujados a vivir en la máxima pobreza.

Comité Ejecutivo
Partido Unión Patriótica
09 de julio, 2020.

plan-de-emergencia-nacional-(1)