Columna de opinión del secretario General de Unión Patriótica, UPA, Luis Aravena Egaña

felipe-larrain

Se habla permanentemente de la situación de la crisis general del sistema capitalista, muchas veces parece difícil dar ejemplos concretos, hoy se aclara cómo esta crisis repercute en la vida concreta de millones de Chilenos y trabajadores asalariados a lo largo del mundo.
Es necesario de comprender la forma en que funciona el sistema capitalista y la oligarquía Chilena, sus grados de corrupción evidentes como es el caso de Felipe Larraín, ex ministro de hacienda del primer y parte del segundo gobierno de Piñera, quien fue sacado como ministro a partir de sus declaraciones en relación a la misma crisis económica donde plantea que como “las flores bajaron, era tiempo de regalar flores”. Felipe Larraín es uno de los regalones del FMI por su defensa a ultranza del modelo neoliberal en el mundo, es por ello que es premiado por el gran empresariado, como parte del Directorio de Holding Cencosud, una vez terminado su periodo legal, de no poder asumir responsabilidades en el área privada de seis meses. Ésta es una recompensa a la fidelidad del ex ministro de la cartera más importante, como lo es el Ministerio de Hacienda encargados de controlar la billetera fiscal del País.

Algunos medios y políticos tratan de lanzar tierra a los ojos, diciendo que con este nuevo trabajo de Felipe Larraín, es posible llegar a las esferas de influencia del gobierno y se use de los contactos que hizo durante su periodo como Ministro. Ésto es sólo en parte verdad, ya que Felipe Larraín, desde siempre h pertenecido estos círculos de protección y desarrollo de la economía neoliberal, antes ya fue miembro del directorio de Antar Chile, parte del Holding del Grupo Angelini y ha participado en otros grupos económicos,  este terreno ya es conocido por él, por lo tanto, si es cierto que usará sus contactos en la esfera del gobierno, también lo es, que este gobierno es de los empresarios y a cada ministro o integrante de algún área del gobierno, es nombrado sólo si está en la misma sintonía del modelo neoliberal.
No nos debe extrañar por lo tanto, el tráfico permanente de altos funcionarios del Estado  hacia áreas de la economía privada o privatizada, ya que los funcionarios de altos cargos, más aún los ministeriales, provienen del área privada y llegan a la administración del Estado; no para resguardar los intereses de las mayorías, sino que para mantener los privilegios  de los grandes grupos económicos, tanto nacionales como internacionales. Es por esta razón, que los distintos gobiernos, sean estos abiertamente defensores del libre comercio o solapadamente, no pueden, no es posible, que tengan una política social, a no ser que se produzca a través de grandes movilizaciones y una permanente presión social de amplios sectores organizados, de un alzamiento popular a partir de una crisis propia de un sistema político, económico e ideológico, de la corrupción permanente de sus distintas instituciones: Judiciales, Fuerzas Armadas, Aparato Político tanto el parlamento como el ejecutivo, incluso y cada vez más seguimos descubriendo casos de corrupción en distintas tendencias religiosas.

luisaravenacartel