Carta abierta a nuestros compatriotas frente a tanta emergencia y catástrofes naturales que demuestran el desastre social y político que vive Chile

aluviones

Es de nuestro sumo interés, en relación a los últimos acontecimientos relacionados a catástrofes naturales, plantear nuestro análisis y opinión, al mismo tiempo que describimos y proponemos lo siguiente:

Ejercicio simple:

Piense usted cuanto paga de agua a la sanitaria en la Región Metropolitana (menos Maipú y Cerrillos que por lo demás se encuentran en peligro de ser privatizada). Dejémoslo en 10 pesos per carpita (por cabeza), multiplíquelo por 6 millones de personas (población estimada en la RM) el resultado es de 60 mil millones mensuales, y eso que no hemos sumado el consumo industrial y de servicios privados, más la comuna de Santiago (colegios, hospitales, piletas) a la que Lavín le despojo sus derechos de agua. No estamos incluyendo el cobro de alcantarillado y mantención. Pero siendo regalones digamos que aumenta en la mitad del consumo per cápita que calculamos, nos da una cifra de 90 mil millones de pesos mensuales. Insistimos siendo regalones.

Ahora el cuestionamiento:

¿Por qué esta empresa extranjera (Aguas Barcelona) dueña del capital en un 51%, donde el 46% restante es privado (¿quién sabe de quién?) y solo el 3% estatal que se llama Aguas Andinas, no construye pre plantas para evitar que se ensucien las plantas productoras de deuterio (agua potable)?

La respuesta: Capitalismo imperialista. Mayores beneficios con menores costos y a costa de la gente.

Nuestra opinión:

Cuando la sanitaria era EMOS, no había tantos cortes de agua seguidos por aluviones, hubo varios pero frente a catástrofes monumentales, no a un fenómeno natural normal como el que acontece en estos momentos. Hay que recordar lo que fue la catástrofe de la quebrada de Macul o la inundación que desbordó al Mapocho en la década del 80 del siglo XX, con esto no queremos menospreciar a las víctimas de esta emergencia actual, todo lo contrario, solidarizamos con sus familias, pero queremos dimensionar que nos pasaría si ocurriera una nueva quebrada de Macul o una nueva súper inundación y puntualizar que cuando EMOS era estatal, de todos los chilenos, funcionaba mejor porque su lógica no era capitalista imperialista, sino de real servicio a la comunidad.

El Balance:

Definitivamente estamos mal, con autoridades que ni siquiera son capaces de realizar una alerta preventiva, sabiendo con 72 horas de anticipación que llovería en la alta cordillera en vez de caer nieve, lo cual siempre provoca aluviones, los cuales están afectando a gran parte del territorio centro norte de Chile dejando varias víctimas, que terminada la emergencia esperemos sean las menos posibles en zonas como en Calama con el desborde del río Loa, en Salamanca, Los Andes, Calle Larga, Sector de las Termas del Flaco o el Cajón del Maipo donde colapso el puente San Alfonso. Junto a ello nuestro pueblo ya no tiene conocimientos sobre cómo enfrentar estas situaciones para poder prevenirlas, y en el caso de la Región Metropolitana la empresa a cargo NO reembolsa a los ciudadanos afectados por el corte del suministro de agua potable, PESE A QUE ESTAMOS PAGANDO PARA RECIBIR UN BUEN SERVICIO.

Ahora las PROPUESTAS:

– Renacionalización de los recursos naturales, entre ellas el agua, algo tan vital y necesario para vivir. No puede ser un servicio privado, debe estar bajo control estatal.

– Creación del Ministerio de Emergencias y Reconstrucción. ONEMI es insuficiente, lo ha demostrado en cada emergencia y catástrofe que hay, siempre reactivo varias horas después, nunca medidas preventivas eficientes. Además este ministerio encabezara las emergencias poniendo al resto de los ministerios detrás de él y dando órdenes inmediatas a las FFAA para enfrentar situaciones de catástrofes.

– Ley de suspensión de concesiones. Mientras no haya renacionalización, frente a cada emergencia y catástrofe se suspende la concesión de todo servicio y empresa de extracción, siendo sus ganancias destinadas a resolver la emergencia, especialmente de los tres sectores productivos principales de Chile (Minería, Forestal y Pesca), y en el caso de las autopistas concesionadas, frente a emergencias no se cobra peaje ni TAG. La movilidad de la población debe ser asegurada.

– Ley de aseguramiento de provisiones a la población, para evitar saqueos y asegurar que a las personas no les falta algo frente a la emergencia, los supermercados entregaran gratuitamente una canasta familiar básica para la emergencia, sin consto alguno, al mismo tiempo del congelamiento inmediato de los precios, como también implementación de leyes anti acaparamiento.

– Entrega de raciones de agua embotellada a cada casa de Chile para que así los hogares puedan enfrentar la falta de agua sorpresiva en lo inmediato.

– Incorporación en los planes y programas de estudio de enseñanza básica y media de la asignatura de Geografía, con énfasis en análisis preventivo y cómo actuar frente a un fenómeno natural. Hoy la geografía es, en la práctica, tan solo una unidad en 4 años.

– Incorporación en todos los planes de estudios superiores, ya sea profesional y/o técnico, Universidades (privadas y/o estatales), Institutos y CFTs de una o dos asignaturas de primeros auxilios y ética comunicacional frente a catástrofes, esa asignatura debe ser además pre requisito al 80% de exigencia para obtener el título técnico o profesional.

La Proclama:

Estas propuestas están dentro del marco de la política de refundación de Chile de Unión Patriótica UPA y son parte de la candidatura presidencial de Eduardo Artés Brichetti.

Vemos entonces como el desastre social y político que nos deja el actual sistema económico está matando a nuestro pueblo, vivimos en un planeta con naturaleza viva en constante movimiento y particularmente el territorio de Chile es altamente activo en cuanto a formación geológica y fenómenos geográficos, somos el país más sísmico del mundo y tenemos además actividades volcánicas recurrentes (erupciones, ríos de lava, bombas de fuego, corrientes piroclásticas), aluviones, inundaciones, desbordes de ríos, tsunamis, trombas marinas, nevazones, incendios forestales, derrumbe de laderas, socavones, activación de quebradas “muertas”, mal manejo de tortas de relave y aguas en minería (en la década del 60 sepultó al pueblo de cobre por completo), contaminación de aguas matando especies nativas (Cisnes de cuello negro), marea roja (Chiloe) aumentada por químicos arrojados al mar, vientos ciclónicos y tormentas eléctricas que causan daños a infraestructura, el fenómeno del Niño Godzilla, etc.

Cuando el país ha sido entregado por completo a la lógica de la ganancia por la ganancia, una emergencia natural se convierte en catástrofe rápidamente, afectando la vida de miles y millones de personas. Las malas decisiones gubernamentales han provocado muertes y mayor destrucción, y todo por culpa del negocio que significa la explotación de nuestros recursos naturales sin medidas de mitigación por encarecer los costos, y que en última instancia son transferidos a todos quienes vivimos en Chile.

La emergencia se convierte en catástrofe y demuestra el desastre social y político en el que nos encontramos. Demuestra la incompetencia, lo frágil que estamos como país, si tuviésemos que enfrentar un conflicto armado nos derrotan en tres días, con tres cajas de fósforos nos incendian y no tenemos respuesta. Si no es por la solidaridad pueblo a pueblo, tras una emergencia, quedamos absolutamente indefensos.

No exageramos cuando decimos que debemos refundar Chile, porque el desastre político y social con la corrupción, colusión, venta del país a empresas monopólicas extranjeras, ex presidentes haciendo negocios en pleno litigio de La Haya, ex presidentes que dicen que se equivocaron con el CAE, pero la deuda sigue y hay que pagarla igual, ex presidencia que no supo actuar frente a un terremoto 8.8 y generó la muerte de chilenos que confiaron en el Estado, volvieron a sus casas y murieron ahogados en el tsunami. Ellos y sus candidatos (algunos repitiéndose el plato) son los mismos que defienden las AFP, el lucro descarado, arreglan las leyes para favorecer a 7 familias (ley de pesca), se ríen en nuestra cara diciéndonos que nos devolverán 7.000 pesos por la colusión del papel higiénico o en medio del boom festivalero nos suben el precio a frutas, verduras, el transporte, los planes de salud, etc. Son ellos los que dominan un Estado debilucho que no es capaz de enfrentar una emergencia rápidamente, escapándose esta de las manos.

Ya no podemos confiar en este Estado que además de ser pequeño está para hacer leyes para los mismos de siempre y los magnates que sin pudor se autodenominan como poderosos. El Estado de Chile casi no existe y está al servicio de los grandes empresarios monopólicos pro imperialistas y vende patria, explotándonos a todas y todos (incluido el empresariado nacional) y a nuestro bello y hermoso Chile.

El aprovechamiento descarado contra el pueblo, contra las grandes mayorías nacionales no debe continuar y de todas y todos nosotros depende terminar con esta situación.

Marchando en la calle, funando a las empresas monopólicas pro imperialistas como Aguas Andinas, ENEL y sus socios criollos vende patria que todos conocemos, etc. Uniendo a los trabajadores, estudiantes, pobladores, pueblos originarios, pequeños y medianos industriales y comerciantes, profesionales, independientes, católicos, evangélicos, laicos, ateos, mujeres, niños, hombres, todos juntos tras un proyecto refundacional que de la lucha en la calle, en el trabajo, en el aula y en la urna, con un claro sello patriótico, popular y antimperialista, para construir un Nuevo Estado, que este realmente al servicio del pueblo de Chile, pero ante todo que lo defienda del abuso patronal y sea capaz de prevenir, resolver y reconstruir cada vez que tengamos emergencias y catástrofes.

AgrUPAte con nosotros, entorno a un proyecto que busca acabar con el desastre político y social que afecta a Chile. Resolver aquello nos permitirá enfrentar los fenómenos naturales normales para que no se conviertan en emergencias y estas en catástrofes que matan a miles de chilenos a lo largo del tiempo y destruyen nuestro hermoso país y el esfuerzo colectivo, personal y familiar de años de trabajo.

Ya más de 15.000 compatriotas han dado el paso de afiliarse a UPA. Si tú no lo has hecho, te invitamos a participar y hacer tuyo el proyecto de Refundación de Chile

 

Atte.

Partido Unión Patriótica. UPA

Domingo 26 de febrero de 2017

UPA, UPA, UPA, NO DEJES DE LUCHAR

POR UNA PATRIA LIBRE SOBERANA Y POPULAR