A 50 AÑOS DEL TRIUNFO DEL COMPAÑERO PRESIDENTE SALVADOR ALLENDE

Un 4 de septiembre de 1970, era electo como presidente de la República de Chile, el doctor Salvador Allende Gossens, destacado dirigente de izquierda del conglomerado y frente político llamado Unidad Popular. Esta elección era el resultado de más de 70 años de lucha popular, obrera y campesina, que paso por distintos altos y reveses en la historia del siglo XX.

Las organizaciones obreras, en sus inicios y por falta de experiencia, respondían a las primeras formas de expresión de la izquierda inspiradas en sueños de igualdad, que las llevaba a luchar por sus reivindicaciones inmediatas, pero sin un objetivo plasmado en una sociedad superior a la explotación capitalista.

La matanza de Santa María de Iquique en 1907, las continuas huelgas sindicales hasta 1917, el impulso revolucionario y moralizador de la Revolución Bolchevique de Octubre en Rusia, y las olas de organización política y popular de aquel período, dieron un impulso gigante al movimiento popular, y lo nutrió de un programa que pueda expresar los deseos de bienestar, desarrollo y justicia social que el pueblo chileno clamaba ante el atraso y las penalidades que los trabajadores de la ciudad y el campo vivían.

El levantamiento de Ránquil, realizado por los campesinos y mapuches y las posterior carnicería que cometió el Ejército de Chile y Carabineros en contra de las justas demandas de tierras a los labradores y mejores tratos a los obreros, volvería a comprobar el carácter de clase de las fuerzas armadas y de orden, y su plena disposición de aplastar al pueblo bajo cualquier medio, aun así, esto no detuvo la organización popular, y el campo se organizó en federaciones campesinas en busca de sus derechos y sus aspiraciones sociales y políticas.

Entre 1909 y 1936, la Federación Obrera de Chile, FOCH, jugó un papel muy importante en la organización de los obreros y las aspiraciones políticas, de una nueva sociedad en su objetivo, con la superación de las formas anarquistas y socialistas utópicas, se conforma en 1936 la Confederación de Trabajadores de Chile, CTCH, forma superior de organización sindical que fue un detonante y organizador, junto a los partidos de izquierda en el Frente Popular (1936), que llevaría a la presidencia al querido y recordado Pedro Aguirre Cerda, hombre patriota que busco dentro de sus posibilidades y limitaciones políticas, poder dignificar la vida del pueblo y modernizar la economía a través de un Sistema Sustitutivo de Importaciones, el bajo valor agregado que hasta ese momento tenía la producción nacional.

Años de dictaduras, golpes, contragolpes, asesinatos, huelgas, persecución, nuevamente organización y combate, todo apuntaba a una nueva y superior forma de organización.Allende

Apareciendo la figura de Salvador Allende en el primer conglomerado que lo llevaría a la candidatura Presidencial en el Frente Nacional del Pueblo (1952), posteriormente en el Frente de Acción Popular (1956) y posteriormente, formándose la Unidad Popular (1969), arrastraría bajo un programa de transformaciones profundas de la sociedad chilena (las 40 medidas del gobierno popular), haría que el 4 de septiembre de 1970, Salvador Allende llegara al gobierno, y con él, todo el acumulado histórico de lucha populares, que con altos y reveses, eran la expresión de 70 años y más de lucha obrera, popular y campesina.

Cada gota de sangre que el pueblo derramó en ese camino, cada forma de organización superior, apuntó hacia ese triunfo. Pues, independiente de las interpretaciones que cada partido de izquierda le dio a ese triunfo, lo cierto es que era la expresión de los deseos del pueblo chileno de vivir en un país digno, prospero, popular y democrático. Cosa que en 149 años de historia republicana no conocían, y tuvieron suerte de disfrutar los tres años más democráticos de la historia nacional.

Los obreros y campesinos, intelectuales, pequeños y medianos productores y comerciantes, los pueblos y naciones originarias de Chile, quienes nos reclamamos desde la refundación de Chile debemos aprender de las fortalezas de este proceso, de sus orígenes, y de sus limitaciones. Con ello pavimentar nuevos triunfos y avanzar con mayor fuerza a la conquista de un Gobierno Patriótico Popular que pueda pavimentar medidas populares, nacionales y democráticas que anuncien a paso firme la Refundación de Chile y un Estado de nuevo tipo; democrático popular de perspectiva al socialismo.

Saludamos el triunfo popular del Compañero Presidente Salvador Allende

Con las nuevas banderas de la lucha popular a conquistar un Gobierno Patriótico popular hacia la A REFUNDACIÓN DE CHILE

Unión Patriótica
UPA
4 Septiembre 2020